ENAMÓRATE DE TU IMAGEN: El sobrepeso y la autoestima

El sobrepeso y la baja autoestima para algunas personas van ligadas de la mano. Ahora en estas fechas navideñas, con encuentros familiares, con la compra de alguna pieza de ropa para estrenar estas fiesta, este “miedo” a engordar, etc. es cuando quizá más nos auto-saboteamos con nuestra imagen. Por ello, he querido invitar a Aida Moragues de Life Training – Emociones y Autoestima, a que nos hable sobre como subir la autoestima cuando no nos gusta nuestro cuerpo ni imagen. ¡Seguro que empiezas a aplicar alguna cosa hoy mismo!

Había una vez un grupo de gente esperando exultantes a que les explicaran en qué consistiría el juego de esa semana. Un día a la semana se reunían para trabajar diferentes aspectos relacionados con su crecimiento personal, autoestima y valía como personas. Se les presentó una cajita que tenían que abrirla poco a poco sin desvelar el misterio que escondía dentro –dentro había lo más maravilloso de este mundo, lo más bonito–. La cajita se la iban pasando una a una y sus caras se convertían en sorpresa, alegría y sonrisas, muchas sonrisas. Al finalizar el juego, el dinamizador les preguntó: ¿de qué os habéis dado cuenta?

Seguro que tienes ganas de saber cuál era ese misterio escondido; tranquila, lo descubriremos.

Son muchas las personas a las cuales no les gusta el reflejo de su cuerpo en el espejo; cuando se miran sólo descubren sus defectos y éstos aumentan como si los miraran con una lupa. Puede ser que se vean una nariz demasiado grande, unos párpados demasiado caídos o con unos cuantos quilos de más.

Vivimos en una sociedad en la que se le ha dado un peso muy importante a la imagen y a la delgadez, y estos requisitos se han convertido en unos valores primordiales para muchas.

¿Qué pensamos cuando vemos a una persona delgada?, ¿qué pensamos cuando la persona a la que vemos tiene sobrepeso? Detrás de los pensamientos que nos generan estas preguntas se arraigan muchas creencias que nos marcan la manera de observarlos y conforman nuestro día a día.

“Mira qué bien se cuida este/a chico/a, seguro que hace ejercicio”, “seguro que si está así es porque quiere, no debe cuidar la alimentación”. Estos son sólo unos ejemplos y, como todo, no se pueden generalizar, evidentemente no todo el mundo piensa igual.

Pero teniendo en cuenta la importancia que se le da a la imagen y la belleza, ¿cómo debe estar la autoestima de las personas que sufren sobrepeso y no se gustan cuando se miran?

Tener sobrepeso repercute de manera negativa a la autoestima, es un hecho comprobado. Existen personas que se sienten a gusto con su cuerpo teniendo sobrepeso, pero hay muchísimas que comentan sentirse mal y no gustarse.

En este artículo quiero dar unas claves para trabajar la autoestima y la autoimagen para aquellas personas que no se sienten bien con su cuerpo. A tener en cuenta.

Clave 1: ¿Qué valor le das a la delgadez?

El valor que le da nuestro entorno más cercano a la belleza física y a la delgadez marcará que nos sintamos mejor o peor. Nuestro entorno más inmediato, con sus experiencias, marcará el patrón de lo que es bonito. Por este motivo, si nos hemos criado en un entorno así le daremos una importancia elevada a la belleza y a la delgadez.

¿Cuánto es de importante para ti?, ¿qué valoras de los demás cuando los conoces, qué es lo primero que miras?, ¿valoras su manera de ser o su físico?

Dependiendo del ideal estético que tengamos, si lo que vemos de nosotras mismas no se parece a este ideal no nos sentiremos bien. Reflexiona sobre qué valor le das a este ideal y cuál es aquél que tú te has marcado.

Clave 2: La comparación.

Tendemos a compararnos con las demás: querer esa boca, ese cuerpo tan estupendo que tiene la otra, etc. Pero no sabemos qué ha hecho, qué genes tiene, ni cómo consigue tener ese cuerpo. En muchas ocasiones, nos comparamos con las “top model” que aparecen en televisión; pero créeme, por lo general, la gente de este planeta somos “normalillas”.

¿Cuándo ves a gente delgada por la calle o por la TV te comparas con ellas?, ¿quieres llegar a tener su cuerpo?

Te voy a decir otra cosa, cada una de nosotras somos únicas, tenemos nuestros genes, nuestro metabolismo, nuestro tiempo para hacer ejercicio o no, así que difícilmente podremos tener el cuerpo de otra.

Clave 3: Cuando nos miramos con lupa.

Tendemos a engrandecer nuestros defectos, sólo miramos aquello que no nos gusta. Cuando nos vestimos observamos aquella barriga que sobresale, aquellos brazos que cuelgan, etc. El hecho de fijarnos sólo en los quilos que nos sobran y en cómo nos queda la ropa hace que todavía lo hagamos más grande, como si lo estuviéramos mirando con lupa.

¿Y tú te fijas en lo que te sobra y en lo que no te gusta?

Clave 4: ¿Qué creencias tienes sobre el sobrepeso?

Durante tu vida, si has tenido sobrepeso seguramente habrás construido unas creencias en relación a ello. Dependiendo de tus aprendizajes, comentarios o en lo que te has fijado, tendrás unos mensajes que pueden favorecerte o no cuando te miras.

Las creencias son algo que tú crees que es verdad y actúas como tal en relación a ellas.  ¿Cuáles son las creencias que tienes en relación a tu cuerpo? Puede ser que tengas pensamientos como: “si no estoy delgado no voy a poder ser amado”, “con mi cuerpo nada de ropa me va a sentar bien”.

¿Tienes este tipo de pensamientos que tomas como verdaderos por tu historia y aprendizaje? Haz una revisión a las creencias que tengas en relación a la imagen y al peso y cámbialas por otras que te ayuden, no tienes que inventarte nada, pero sí que puedes buscar otra creencia que te ayude. Más abajo te explico cómo hacerlo.

Clave 5: ¿Qué lenguaje utilizas? ¿Qué te dices cuando te miras?

Nosotras mismas podemos ser nuestras mejores saboteadoras. A parte de las creencias que nos creamos, que marcarán muchas de nuestras conductas, existe nuestro lenguaje interior, lo que nos vamos diciendo a lo largo del día.

¿Qué es lo que te dices cuando te miras al espejo?, ¿le dirías a tu pareja, una amiga, hijo, “que gordo y feo que estás”? Seguramente la respuesta es NO. ¿Te lo dices a ti misma? Si no se lo dirías a una persona que quieres, ¿por qué te lo dices a ti misma?

Date cuenta de qué mensajes te envías a diario en relación a tu cuerpo.

CONSEJOS PARA MEJORAR LA VALORACIÓN DE TU AUTO-IMAGEN

Te he comentado qué problemas existen dentro de una baja valoración de nuestra imagen, ahora quiero darte unos consejos para que puedas trabajarlo y te enamores de ella.

Te voy a explicar algunos de los consejos que Walter Riso comenta y me parecen interesantes, luego te voy añadir otros de mi propia cosecha. ¿Qué puedes hacer?

  • Define tus propios criterios sobre lo que es bonito.

Olvídate de las críticas y sigue tu propio instinto para decidir qué ponerte y qué es bonito para ti. Arréglate sólo para ti, para verte bien tú y no para los demás.

  • Descarta la perfección física.

¿Existe la perfección física? Lo que es bonito o no, lo que nos gusta o no, lo determinamos nosotras mismas, puede ser que alguien nos diga que alguien es bonito, que alguien está de buen ver y a ti no te guste para nada. Así que disfruta de lo que tienes, la clave está en sacarte provecho y no exigirte metas imposibles. Tu constitución no es lo que importa, sino cómo la llevas.

  • Descubre y destaca las cosas que te gustan de ti.

Haz un ejercicio y escanea esas partes de ti que te gustan, no hagas una lupa a lo que no te gusta, reparte la atención e incluye esos atributos físicos de ti que sí te gustan, aunque sea sólo uno. Abrázalo y explótalo. Mírate al espejo y observa qué puntos tienes de tu físico que te gustan y ese día, remárcalos.

  • Tu autoimagen se transmite a los demás.

Tal como te sientas y te veas a ti misma es lo que vas a transmitir. Si te sientes poco interesante y poco atractiva esto es lo que verán de ti y esto reafirmará tu creencia sobre ello. ¿Recuerdas lo que he dicho de las creencias que nos marcamos? Uno de los ejercicios que puede hacerse es interpretar un papel: hacer como si te sintieras satisfecha con tu cuerpo. Prueba, a ver cómo te sienta. Actúa como tal durante un tiempo.

  • El aspecto físico y tu peso son sólo uno de los componentes de tu auto-imagen.

Tener o no una buena presencia física, estar o no delgada, es sólo un factor que tienes como persona, pero eres más que esto. ¿Sabías que la apariencia no es lo más importante de la atracción interpersonal pasadas una o dos horas? Eres mucho más: puedes ser amable, cariñosa, respetuosa, alegre, inteligente, sensual, educada… Utiliza tus cualidades personales para sobresalir.

Prueba este ejercicio. Haz una lista de todas tus cualidades, escríbelas en un sitio visible, repítelas y actúa en tu día a día con ellas. Márcate acciones para actuar con tus cualidades, para que éstas se hagan evidentes y visibles para los demás, verás que bien te sienta.

Tampoco es el hecho de pasar de tu cuerpo y no cuidarlo, pero no te olvides de lo otro que tienes.

  • No te compares.

Como te he dicho antes, la comparación puede ser muy fastidiosa y más si te comparas con las más delgadas; de esta manera sólo te fijarás en lo que te falta y no en lo que tienes. Sí, hay gente más delgada y más guapa, pero cada una tiene su encanto así que saca el tuyo, mira hacia arriba y para adelante. Levanta tu cabeza y con la mirada al frente; si vas siempre con la cabeza agachada nadie se fijará en ti.

YO AÑADO:

Trabaja las creencias que te limitan en relación a tu peso. Si te has dado cuenta que tienes creencias en torno a tu peso y tu cuerpo que te limitan, te frustran e influyen negativamente en tu autoestima utiliza estos 4 pasos para cambiarlas:

  1. Identifícalas. Haz un listado y pregúntate: ¿es útil esta creencia?, ¿de qué me sirve tenerla? De esta manera tomarás conciencia de si realmente la creencia te limita o te ayuda.
  2. Valora el coste. Muchas de las creencias se crean para conseguir un objetivo. Sí, aunque te limiten se han forjado y tienen un fin o un beneficio para ti, ya sea sólo para aceptar como inevitable algunas situaciones o comportamientos. Pregúntate: ¿qué coste estoy pagando por ésta?, ¿qué pasaría si no la tuviera?
  3. Reformúlala. Reformula la creencia de manera positiva o piensa en otra creencia positiva que te ayudará a cambiar la que te limita. También puedes buscar otras nuevas que consigan la misma intención positiva.
  4. Actúa como si fuera verdad. ¿Qué acciones realizarías si te creyeras esta nueva creencia?, ¿qué cosas de las que haces ahora cambiarían? Márcate acciones y hazlas.

Alimenta tu auto-concepto (puede sonar a tópico pero la belleza también se encuentra en el interior y el grado en el que te quieras lo reflejarás a los demás, tal como te he explicado en el punto anterior).

¿Cómo se consigue esto?

Haciendo un trabajo de autoconocimiento. Descubre quién eres, qué te gusta, qué se te da bien, tus cualidades y defectos, tus características sociales, afectivas e intelectuales. Trabaja para que este autoconocimiento sea cada vez más positivo; cuanto más positivo sea lo que creas de ti misma, mejor será tu autoestima.

Quiérete, valórate, fíjate en cómo eres a parte de tu imagen. Trabaja tu autoafirmación, lo que vales como persona y tu autoafirmación no depende de tu cuerpo.

Cuida tu alimentación y haz ejercicio, ya no solo para reducir el peso que crees que tienes que perder, sino para sentirte mejor. Haciendo ejercicio segregamos endorfinas y éstas nos ayudan a sentirnos mejor.

Espero que te ayuden estos consejos para que poco a poco tengas una valoración más positiva de ti misma y de tu imagen y consigas mejorar tu autoestima.

Y ahora, ¿quieres saber cuál era la maravilla escondida en la cajita? Cuando los componentes del grupo iban abriendo uno a uno la cajita descubrían un espejo que reflejaba su imagen, al descubrirlo la sorpresa y la sonrisa invadían su reflejo y la sala. Así que la maravilla escondida en la cajita eres TÚ. Cuando te mires recuerda qué maravillas escondes y que tú, sí tú, eres única y bonita.

¿De qué te has dado cuenta? Quédate en que tú eres lo más valioso de tu mundo. Quiérete, sonríete y el reflejo que vas a descubrir te va a enamorar a ti y a los demás.

Soy Aida Moragues, psicóloga y coach emocional y de autoestima. Te ayudo a encontrar sentido a tus emociones y que éstas jueguen a tu favor, a hacer un viaje hacia tu interior para encontrarte, descubrirte y quererte tal y como eres: por eso he creado Life Training. Emociones y Autoestima el centro de Inteligencia Emocional on-line dónde encontrarás herramientas, consejos y sesiones individuales para poder trabajar tu inteligencia emocional y aumentar tu autoestima.

Empieza hoy a cambiar hábitos y adelgazar de forma saludable.
Incluye en su interior un REGALO MUY ESPECIAL SÓLO PARA TI 🙂

QUIZÁ TE INTERESA LEER…

vacaciones en Vizcaya
recetas con quinoa: ensalada
operacion bikini
FUERZA DE VOLUNTAD PARA ADELGAZAR / BAJAR DE PESO
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *