¿QUÉ ES UN CURSO DE MILAGROS?

Si estás aquí leyendo, es porque como a mí en su día, te ha creado curiosidad esto de “Un Curso de Milagros”.

Yo personalmente empecé a verlo por las redes sociales, pero no lo conocí más hasta que un día mi amigo Oliver me explicó. Me pareció fascinante, no te lo voy a negar, y es una de las cosas que tengo en mi lista de propósitos para este 2017.

Una vez yo ya tenía la información de “Un Curso de Milagros”, lo empecé a escuchar más. Esto es como cuando te compras algo de una marca que no conocías y de repente la ves por todas partes.

Cuando lo comento en mi entorno, a la gente le suena y me preguntan… pero yo al no conocerlo al 100% no sé responder de forma correcta. Este ha sido el motivo por el cual he querido esta temática para empezar con la primera entrevista del 2017:

LAS RESPUESTAS SOBRE “UN CURSO DE MILAGROS”

Por Oliver Bravo, Life Coach

¿Qué es exactamente “Un Curso de Milagros”?

“Un Curso de Milagros” es el título de un libro. Sería como la filosofía budista explicada para cristianos.

¿Por qué este título?

Es “un curso” de auto-aprendizaje. El libro tiene tres partes principales: Texto, Libro de ejercicios y Manual para el Maestro. Vamos, como los libros de idiomas.

El término “milagro” se refiere a todo aquello que surge de la bondad, el amor y la paz que se encuentra en cada uno de nosotros. ¿Ejemplos de esto? Darte cuenta de todos los pequeños motivos que tienes para ser feliz; cuando un miedo, preocupación o ansiedad desaparece sin dejar rastro; que recibas una sonrisa o un abrazo cuando más lo necesitabas, etc.

¿Qué te puede motivar a iniciar “Un Curso de Milagros”?

¿Te resulta familiar esa sensación de no ser completamente feliz, o de cierto vacío? Pues no te alarmes, pues es común en todos los seres humanos. Cada uno lo percibe a su manera. Hay períodos cortos de tiempo en que se deja de sentir, por ejemplo, cuando nace un hijo o justo cuando te acabas de enamorar. Pero siempre vuelve el vacío. Esa conciencia de saber que podría ser un poco más feliz, que no he llegado mi máximo.

Y entonces es cuando tratamos de llenar ese vacío de forma equivocada: comida, sexo, fútbol, viajar, trabajar, drogas, relaciones tóxicas, redes sociales, etc. Y como que realmente no llenan el vacío, lo probamos una y otra vez, llegando a convertirlas en una compulsión o adicción que nos frustra, aunque seguimos buscando allí.

Ese vacío se llenará cuando cada uno consiga responder la siguiente pregunta: ¿Quién soy? Vivir desde la verdadera respuesta a esta pregunta, es no tener más preguntas. Es no necesitar nada para ser feliz. Es un estado de completa paz interior, de amor total por la vida. La felicidad se convierte en una melodía suave y amable que suena eternamente.

En tu caso particular ¿qué has aprendido de “Un Curso de Milagros”?

He aprendido a ver el mundo con una mirada feliz, con unos ojos que sonríen.

No hay nada allí afuera que me pueda atacar ni hacerme sentir mal. Allí afuera sólo hay hechos, pasan cosas neutras, y es sólo mi interpretación de éstas que me puede hacer sentir mal. Por lo tanto, si me hago daño a mí mismo por la manera en que veo mi mundo, la solución es simple: cambiar mi manera de ver el mundo.

Sólo hay dos maneras de comunicarse: dar amor, o pedir amor. Aquellas personas que creemos que nos atacan, en realidad nos están pidiendo amor, pero a su manera. Esto es así porque no saben que ya disponen de un amor y bondad infinitos dentro de sí. Sabiendo esto, yo puedo elegir comunicarme dando amor. Y cuando me piden amor, en lugar de sentirme atacado, doy amor.

Tendré que defender todo aquello con lo que fabrique mi identidad. Es decir, si creo que, por ejemplo, yo soy mi nacionalismo, mi equipo de fútbol, mi nombre bien escrito, mi religión o mi estilo alimentario, si éstos salen en un tema de conversación, me sentiré con la necesidad de defenderlos. Y defender, significa haber sido atacado antes. Y en ello, voy a sufrir.

Cuando juzgo, sufro. Dicen que la forma más elevada de inteligencia es la capacidad de observar sin juzgar. Un juicio conlleva un veredicto o una comparación, en la que siempre algo o alguien sale perdiendo. Es decir, se ataca a alguien. Y como que todo esto sólo ocurre en mi mente, pues es allí donde tiene lugar el ataque. Y este ataque en mi propia mente me causará sufrimiento. Fijémonos bien en qué pocos juicios salen por la boca de aquellas personas que caminan felices por el mundo.

A muchas personas le crea rechazo el ver que se menciona a Dios, Cristo… ¿Es realmente un libro religioso?

Como he dicho anteriormente, usa este lenguaje para facilitar la llegada del mensaje a los cristianos. ¿Y qué pasa si no eres cristiano? Nada. Yo no lo soy. De hecho, ni estoy bautizado. Nunca he creído en Dios a lo largo de mi vida. De hecho, creo que no hay ningún ser superior allí fuera que pueda darte lo que pides porque rezas en momentos de dificultad. Sin embargo, sí creo que hay un poder ilimitado dentro de cada uno de nosotros.

El uso de este lenguaje tiene la otra cara de la moneda. He conocido ya a muchas personas a las que el lenguaje religioso causa un gran rechazo. Permíteme lanzar una pregunta: si nos molestan las 4 letras de la palabra Dios, o el sonido de la palabra Cristo, ¿Cómo no vamos a encontrar molestia y sufrimiento en producirse un atasco de tráfico, o que un amigo llegue tarde, o cuando me sobran unos quilos?

¿Es posible hacer “Un Curso de Milagros” de forma presencial?

Sí, existen grupos de estudio, en los que simplemente se juntan estudiantes y maestros del libro para compartir un rato de aprendizaje, aunque no es necesario. Algunos son gratuitos y otros son de pago.

Por otro lado, me he sentido tentado a responder “no” a tu pregunta. Un Curso de Milagros es un trabajo individual, cada persona con su mente.

Es decir, el auto-estudio es la parte fundamental, que se puede complementar o no con encuentros o grupos de estudio si se quiere. En mi opinión, combinar el auto-estudio con conversaciones con otras personas afines al Curso es muy enriquecedor.

Y Oliver, ¿cómo llegó “Un Curso de Milagros” a tus manos?

El 30 de abril de 2016 acudí como ayudante a un seminario de Raimon Samsó, escritor. Yo me encargaba del volumen de la música durante el evento. Básicamente los asistentes trabajaban en sus portátiles con un programa informático para hacer diagramas llamados Mapas Mentales. En la sala se respiraba una paz absoluta. El ambiente era agradable y Raimon era escuchado atentamente. La audiencia parecía relajarse escuchando su voz, y en mí se expandía una tranquila sensación de paz interior, de bienestar con todo y todos.

En el descanso de comer, compartimos mesa Raimon, mi amiga Ester y yo. Me sentía intrigado por aquella sensación durante la mañana. Y entonces dije: “Raimon, esta mañana la sensación de paz que se respiraba en la sala y que tú transmitías ha sido increíble. ¿Cómo lo haces?”. Su respuesta fue: “Un Curso de Milagros”. A partir de ese día, me interesé por el tema, y ahora me encuentro escribiendo aquí sobre ello.

Y para finalizar, ¿algún consejo o recomendación para nuestras/os lectoras/es?

Comparto un consejo que me doy frecuentemente a mí mismo: mantén la coherencia entre lo que piensas, sientes y haces. En ello radica nuestra felicidad, salud y paz interior.

Otro sería: Sé honesto. No mientas ni engañes. Esto es una incoherencia gigantesca entre lo que pienso, lo que siento y lo que hago. Un ejemplo: si te preguntan “¿Cuánto dinero cobras al mes?”, ser honesto no sería siempre decir la cantidad que cobras. Si sientes que no te apetece decir la cantidad, di “No me apetece decírtelo.”, ya que esa es tu verdad, la que sientes que quieres decir. Y al contrario, si te apetece decir lo que cobras, dilo. No dejes que te frene la creencia social de que es malo decir tu salario. Sé honesto, pues en ello radica tu respeto hacia ti mismo. Y cuando nos respetamos, la paz interior es inevitable.

Si te ha gustado y quieres saber más, no dudes en contactar con Oliver a través de su web: www.oliverbravo.com, ¡además organiza quedadas en Barcelona!

Life Coach & Public Speaking Coach

Empieza hoy a cambiar hábitos y adelgazar de forma saludable.
Incluye en su interior un REGALO MUY ESPECIAL SÓLO PARA TI 🙂

QUIZÁ TE INTERESA LEER…

2 comentarios
  1. Cristina Hortal Dice:

    Hola Cristina, he conocido tu blog a través del grupo de fb para el evento de marzo.
    Cuál ha sido mi sorpresa cuando he visto tu último artículo sobre UCDM entrevistando a Oliver!
    Conocí a Oliver hace unos meses en un encuentro sobre UCDM.¡Qué “casualidad”!
    Buen artículo y buena entrevista. Encuentro más que bello acercar este tipo de enseñanzas (no duales) a cada vez más personas. Es un movimiento imparable y este artículo forma parte de ello.
    Decir que la aparición de UCDM en mi vida, junto con varios acontecimientos simultáneos, hizo que ésta diera un giro radical hace unos tres años. Uno de los frutos de eso fue mi proyecto online y muchas otras maravillas. Realmente, los milagros se dan en esta nueva percepción.
    Abrazos a los dos.
    Será un placer conocerte pronto!

    Responder
    • Cristina Carasusan Dice:

      ¡Hola Cristina!
      ¡Ostras, que alegría! y qué coincidencia 🙂
      Yo empezaré este 2017 con UCDM, lo tengo en mis objetivos de este año, jeje.
      Lo mismo digo, será un super placer conocerte en persona.
      Un abrazo, Cristina Carasusán

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *