como quitar la ansiedad con nuestros recursos

CÓMO QUITAR LA ANSIEDAD CON NUESTROS PROPIOS RECURSOS

¿Quién no ha sentido o siente ansiedad en algún momento?, ¿quién no conoce a alguien que actualmente esté con ansiedad?, ¿quién no querría saber cómo eliminar la ansiedad del día a día?

La ansiedad es uno de los estados emocionales más extendidos en nuestro día a día. Es tal la que hay en la sociedad que las terapias alternativas para combatirla se incrementan día a día y saber cómo quitar la ansiedad es una de nuestras mayores preocupaciones.

Por suerte, muchas de las personas se niegan a medicarse con ansiolíticos. Ya que saben de los efectos secundarios que éstos causan.

Pero por otro lado, a pesar de haber más alternativas naturales hay personas que continúan en ese estado hasta que “petan”, ya sea por un susto físico o porque el médico da un ultimátum “o gestionas la ansiedad o los problemas estomacales no mejorarán”, “no desaparecerá el insomnio”, “cómo no elimines la ansiedad irás empeorando”, etc…

Definitivamente la ansiedad tiene graves consecuencias en nuestro cuerpo, y saber cómo eliminar la ansiedad con nuestros propios recursos está en nuestras manos.

LAS CONSECUENCIAS DE LA ANSIEDAD EN NUESTRA SALUD

infografia-ansiedad

Si te has sentido identificada con algún síntoma, te recomiendo que no lo dejes pasar más tiempo y trabajes en ello para “callar” ese malestar.

¿CÓMO QUITAR LA ANSIEDAD?

Estas 5 estupendas mujeres cuentan su caso personal sobre un estado de ansiedad vivido y cómo lograron gestionarlo. ¡Además nos comparten sus herramientas!

Mi nombre es Rosa Martínez y mi proyecto se llama Mamá y la Tribu. Se trata de un blog de crianza sostenible en el que enfocamos la maternidad y la crianza de una forma respetuosa con nuestro entorno y con nuestros hijos. Queremos ayudarte a mejorar tu calidad de vida y la de tu familia porque creemos que los pequeños gestos pueden cambiar el mundo.


¿Cuándo fue la última vez que sentiste ansiedad? ¿a qué se debió?

Cuando tenía aproximadamente unos veinte años tuve una época que padecí de claustrofobia. Me agobiaba muchísimo en los sitios cerrados y eso me generaba una gran ansiedad.

¿Cómo gestionaste ese estado?

Estuve unos años evitando los espacios cerrados. Si no tenía más remedio me sentaba lo más cerca posible de la puerta de salida. Por supuesto, evitaba el metro o el cercanías, lo que dificultaba que pudiese moverme con facilidad por la ciudad en la que vivía en aquel momento.

La claustrofobia era un síntoma de un problema vital más complejo. Eso lo comprendí más tarde. La ansiedad desapareció cuando pude enfrentarme a esa situación y romper con ella.

Por aquel entonces, yo tenía una pareja con las que llevaba saliendo desde la adolescencia. Ya no estaba enamorada de esa persona, pero no era capaz de romper la relación. Por el contrario, él solo me hablaba de planes de futuro, casarnos, tener hijos, comprar una casa. Cuanto más me lo repetía con más ahínco buscaba la puerta de salida.

Aceptar qué no le quería y que debía por su bien y por el mío marcharme fue el principio del fin de la ansiedad.

Sufrí mucho con aquella ruptura, sobre todo por el daño que le hacía a este chico que me adoraba. Pero aprendí que no puedes vivir sin ser fiel a ti mismo, que debemos ser sinceras con nosotras si queremos ser felices.

¿Cómo quitar la ansiedad, qué herramientas o técnicas recomendarías a las lectoras para que no les perjudicara la ansiedad en su estilo de vida?

Yo les recomendaría que se conozca a sí mismas. Que hagan un ejercicio de introspección y analicen sus sentimientos: qué los provoca, cuándo, quién, en qué momento aparecen, etc. El auto-conocimiento es la clave. Y por supuesto, técnicas de relajación y de meditación. Es necesario desconectar y descargar nuestra mente de tantos problemas para encontrar la solución. A veces, está mucho más cerca de lo que pensamos.

Lola Lemans, apasionada defensora del derecho femenino al auto-cuidado exquisito. Mi misión es incitar a las mujeres para que se den el permiso de ponerse primeras en su lista de prioridades, porque no es egoísta sino necesario para mostrarnos a los demás en nuestra mejor versión. Desde mi blog “Más Placer, Menos Dieta” inspiro a mujeres con sobrepeso a comer sano y moverse por amor a su cuerpo, en vez de deprivarlo o torturarlo para cambiar su aspecto.


¿Cuándo fue la última vez que sentiste ansiedad? ¿a qué se debió?

Esta semana tuve momentos de ansiedad trabajando desde casa, con mi hijo presente. Eran las 6 de la tarde, mi hijo había vuelto del cole y una serie de imprevistos requirieron que trabajara hasta más tarde que de costumbre.

Personalmente me altera tener que cumplir el rol de madre y profesional al mismo tiempo y en el mismo lugar. El tener que responder correos mientras tengo una llamada de conferencia mientras mi hijo me pide ver tele mientras mi marido llama para saber qué vamos a cenar, me desborda.

¿Cómo gestionaste ese estado?

Debo admitir que no me mostré en mi mejor versión. En vez de atender a todos con simpatía y amabilidad, respondí bastante bruscamente y mandé a mi hijo a jugar a su cuarto. Su llanto como ruido de fondo no contribuyó a mejorar la situación. En momentos de ansiedad damos demasiada importancia a cosas que no la tienen. Retrospectivamente, a nadie le hubiera importado que yo respondiera los correos un poco más tarde, que pidiera ausentarme de la llamada cinco minutos para atender a mi hijo, y que el peque vea televisión de vez en cuando. En cuanto a mi marido… si quiere saber qué hay para cenar, ¡que cocine él!

¿Cómo quitar la ansiedad, qué herramientas o técnicas recomendarías a las lectoras para que no les perjudicara la ansiedad en su estilo de vida?

Principalmente, cuidar de sí mismas. Aprender a decir “no”, a no recargarse de tareas y responsabilidades, a darse su espacio y su tiempo, a priorizar. Pero sobre todo a priorizarse, a poner su propio bienestar en la agenda.

Las mujeres tenemos tendencia a tomar demasiadas responsabilidades y cuidar mucho de los demás, pero poco de nosotras mismas. Cuando estamos agotadas y abrumadas, cualquier eventualidad se vuelve “la gota que rebalsa el vaso”, nos ponemos nerviosas y reaccionamos exageradamente por nimiedades.

Hábitos sostenibles de auto-cuidado, o “rituales de exquisito auto-cuidado”, como me gusta llamarlos, por ejemplo caminatas, masajes, baños de inmersión, reuniones con las amigas, pasatiempos, descanso… nos ayudan a estar más tranquilas y así poner las cosas en perspectiva, reaccionando con más calma a los desafíos diarios.

Hola, soy Nika, socióloga, especialista en Ciencias del Trabajo, emprendedora y positiva. En mi día a día llevo el Dpto. de RRHH de mi empresa de servicios y desde hace tres años acerco el positivismo a través de mi web a mujeres que no están pasando por un buen momento. En ella te ayudo a encontrar tu camino a través de mi experiencia, con consejos y formaciones para que puedas encontrarte contigo misma y llegar a ser la mejor versión de ti misma.


¿Cuándo fue la última vez que sentiste ansiedad? ¿a qué se debió?

Cuando eres una persona con alta responsabilidad laboral, estás más expuesta a sentir ansiedad. Hay veces que tengo un día peor que otro, pero por suerte tengo muy a ralla controlada la ansiedad y sólo aparece cuando la situación se me va de las manos, sobre todo, a nivel laboral.

Para que te hagas una idea, mi último proceso de ansiedad fuerte fue hace un año y medio, y al principio lo confundí con la astenia primaveral. La excesiva carga laboral y los cambios bruscos de nivel de trabajo, hicieron que mi positivismo se tambalease y me viese inmersa nuevamente en una espiral que me llevaba al abismo.

¿Cómo gestionaste ese estado?

Por suerte, dos años antes había pasado por una situación similar, la misma que me hizo dar el paso y cambiar el chip hacia el positivismo, por lo que la solución la conocía aunque no fue tan sencillo cómo creía, tengo que confesarte que para mí la ansiedad fue el punto de inflexión que hizo que mi vida cambiase al completo.

Cómo te iba diciendo, confundí la ansiedad con astenia primaveral y a pesar de tomar vitaminas para eliminar el cansancio, no conseguí ningún avance. Entonces, acudí a mi médico de cabecera y me derivó al psicólogo, con el que estuve analizando toda la situación y me ayudó a establecer mis prioridades laborales. De hecho, me derivó a un grupo de trabajo en el que trabajamos diversas técnicas con las que conseguí volver poco a poco a ser yo misma.

A todo esto, ambos profesionales me recomendaron tomar medicación para ello, y ante mi insistencia en no tomar nada que no fuera natural, me recomendaron tomar pasiflora, la cual tomé durante el periodo más duro que tuve, en cuanto empecé a mejorar, dejé de tomarla.

¿Cómo quitar la ansiedad, qué herramientas o técnicas recomendarías a las lectoras para que no les perjudicara la ansiedad en su estilo de vida?

Aquí te voy a recomendar varias de las técnicas que utilicé para superar la ansiedad, y que aun a día de hoy utilizo cuando me noto un poquito más alterada.

La primera, es que respires. Siéntate un momento, analiza la situación y para. Cuando tengas un ataque de ansiedad, aléjate de las redes sociales, siéntate en un lugar cómodo y busca relajarte a través del control de la respiración. ¡Funciona!

Otra de las técnicas que recomiendo utilizar durante el día a día es el agradecimiento antes de ir a dormir. Por la noche, dedica un ratito a pensar en cinco cosas por las que dar las gracias. Conciliarás mejor el sueño y la ansiedad se verá contrarrestada.

Por último, te recomiendo que no te cierres en ti misma. Sal, diviértete, y no dejes de ver a tus familiares y amigos. Aunque no tengas ganas, hazlo. Te ayudará a despejar la cabeza y sentirte muchísimo mejor.

Soy Aida Moragues psicóloga – coach emocional y de autoestima. Te ayudo a hacer un viaje hacia tu interior para descubrirte, quererte, aprender de tus emociones, tomar acción y así crear la vida que quieres y ganar bienestar emocional.


¿Cuándo fue la última vez que sentiste ansiedad? ¿a qué se debió?

La última vez que sentí ansiedad fue hace 3 meses. Hacía mucho tiempo que quería hacer un blog profesional sobre lo que me apasiona, el coaching, la inteligencia emocional y el crecimiento personal, estuve trabajando mucho tiempo en la idea para darle forma. Hace 3 meses decidí que ya había procrastinado demasiado y me lancé; durante 1 mes trabajé días enteros en la web, días de más de 12 horas de trabajo, incluso algunos días se me olvidaba comer; como era de suponer la ansiedad llamó a la puerta; primero llegó el estrés y luego una ansiedad por todos los y si’s que me venían a la cabeza: “Y si… no gusta lo que hago” , “y si… no sé lo suficiente”, etc.

¿Cómo gestionaste ese estado?

  • Tomando conciencia de mi estado, de la barbaridad que estaba haciendo y analizando de dónde venía la ansiedad.
  • Poniéndome un horario y cumpliéndolo – se tiene que decir que había días que más y otros que menos – con unas rutinas marcadas para no empezar el día en el ordenador.
  • Haciendo paradas, desconectando del ordenador para realizar otras actividades que me satisfacían como tocar la guitarra y hacer escalada.
  • Compartir mis preocupaciones con mi pareja y amigas.
  • Realizando 3 respiraciones profundas cada mañana y cuando las necesitaba, un simple ejercicio pero efectivo, más abajo lo explico.

¿Cómo quitar la ansiedad, qué herramientas o técnicas recomendarías a las lectoras para que no les perjudicara la ansiedad en su estilo de vida?

La ansiedad es un estado de miedo permanente por un peligro que nos generamos nosotros mismos, visto desde la Inteligencia Emocional. Así que visto de esta manera daría estas herramientas:

  • Identificar y comprender de dónde viene la ansiedad. Cada uno somos diferentes.
  • Pensar en si el miedo que nos ocasiona la ansiedad es infundado o no.
  • Darse cuenta, de que si es infundado, nos lo podemos estar creando por los “y si…”, por tanto es importante identificarlos y acabar con ellos.
  • Observar los pensamientos, darse cuenta de qué pesan más los negativos o los positivos. Y dar más peso a los últimos. Hay un ejercicio sencillo para ayudar a nuestros cerebro a centrarse en lo positivo. Se llama la lista de reproducción:

Apunta qué actividades realizas a diario, o algunas veces, que te generan bienestar, no hace falta que sean grandes cosas, apunta aquellas pequeñas, como por ejemplo, tomar un café en la plaza, tomarte una ducha – pero a lo mejor te gusta más hacerlo escuchando música- apunta exactamente qué te gusta y cómo, apunta todo aunque te parezca pequeña cosa. También puedes observar durante unos días qué te produce más bienestar, así también ayudarás a tu cerebro a fijarse en aquello bueno.

Haz al menos una actividad de la lista cada día.

  • Llevar una buena alimentación.
  • Conectar con tu respiración. También dejo un ejercicio bien sencillo.
  1. Siéntate o túmbate en un lugar tranquilo y cómodamente. Pon una mano en el pecho y otra en la parte del abdomen y durante un rato sólo respira, sin forzarla y observa. Date cuenta qué mano se mueve, si la del pecho o la del abdomen- seguramente si estás nervios@ será la mano del pecho-, esta respiración es llamada como respiración alta y es la menos eficiente, así que la siguiente parte del ejercicio consistirá en trabajar la respiración abdominal, baja o diafragmática.
  2. Ahora haz lo mismo, coloca una mano en el pecho y la otra en el abdomen. Pero esta vez sí que te vas a fijar en tu respiración. Al inspirar nota como se hincha la parte baja (el abdomen) y como el aire se va expandiendo por tu pecho y parte alta, luego aguanta el aire unos segundos hasta que notes que no puedes aguantar más (evita tensar los hombros y el cuello ya que podríamos conseguir lo contrario, acelerar el ritmo cardíaco), luego suelta el aire por la boca poco a poco (unos segundos, el doble de los que has aguantado).

Practica este ejercicio un minuto al día- ¿quién no tiene un minuto?- Por la mañana y por la noche. También puedes hacerlo cuando necesites “tomar el aire”.

Soy Cristina, mentora de salud natural y transformación personal. Mi misión es promover la salud integral desde una perspectiva naturista basada en la prevención, y ofrecer soluciones y remedios naturales ante los problemas que pueden ocurrir. Me estoy formando como técnica en naturopatía y en mi blog “Taller de Salud” comparto lo que voy aprendiendo con la intención de ayudar a muchas otras personas.


¿Cuándo fue la última vez que sentiste ansiedad? ¿a qué se debió?

Por suerte suelo tener un estado emocional muy zen, donde hay poco lugar para la ansiedad. Sin embargo tengo un punto débil, y es que a veces tengo rachas de 2 o 3 días durmiendo mal o con insomnio. Entonces es cuando me encuentro mal anímicamente y siento ansiedad, irritabilidad e incluso ganas de comer cosas que en verdad nunca como. La última vez ocurrió hace una semana.

¿Cómo gestionaste ese estado?

Pues quitándole madera al tema. Entendiendo que es producido por el hecho de no haber dormido suficiente. Prometiéndome que esa noche iba a dormir bien por fin y que al día siguiente todo volvería a la normalidad. Y cuando sentía hambre o ganas de comer cosas poco saludables tomaba un gran vaso de agua y me decía a mí misma que la sensación desaparecería.

¿Cómo quitar la ansiedad, qué herramientas o técnicas recomendarías a las lectoras para que no les perjudicara la ansiedad en su estilo de vida?

  • Que busquen la raíz verdadera del problema y que actúen sobre ella. Dentro de nosotras siempre sabemos que es lo que nos está causando malestar, pero a menudo elegimos “no verlo” para así no tener que tomar responsabilidad.
  • Que tengan una actitud “yo puedo con esto” en lugar de “oh no, otra vez estoy igual”.
  • Que se planteen qué están ganando y que están perdiendo cuando sufren ansiedad.
  • Que ante todo nunca caigan en un rol de victimas respecto a sus emociones y su estado físico y anímico. Es importante pasar al análisis y luego a la acción sobre el problema.

¿Te has sentido identificada con alguna de ellas? Espero que sus historias personales te hayan ayudado a aprender cómo quitar la ansiedad, y si quieres explícame tu caso en los comentarios, ¡nos encantará leerte!

¡Si ellas han podido gestionar su ansiedad, tú también puedes!


Y por último, con lo que has podido aprender de los testimonios anteriores, es interesante además complementar con una alimentación equilibrada. Ya que en muchas ocasiones la ansiedad nos lleva a comer, y más de la cuenta.

Quiero aprovechar este post para mencionar alimentos que ayudan a quitar la ansiedad y a prevenirla debido a sus nutrientes.

ALIMENTOS QUE AYUDAN A QUITAR LA ANSIEDAD

  • CEREALES INTEGRALES: avena, cebada, centeno, trigo sarraceno.
  • FRUTOS SECOS CRUDOS: almendras, avellanas, anacardos, nueces, pipas de girasol y piñones.
  • LECHUGA
  • BAYAS: moras, uvas negras, fresas, arándanos, grosellas.
  • CÍTRICOS: limón, naranja, mandarina y pomelo.
  • MIEL PURA (máximo 1 cucharadita al día)
  • YOGUR, KEFIR
  • LEGUMBRES: garbanzos, lentejas, azukis.
  • OMEGA 3: semillas y aceite de lino, pipas de calabaza, nueces, salmón, caballa, sardina, boquerones, atún, algas marinas.

Si evitamos alimentos refinados como pasta, pan, arroz, azúcar, sal, etc., además de incorporar en nuestro día a día nuevas técnicas/herramientas para quitar la ansiedad, notarás y sentirás los beneficios.

Empieza hoy a cambiar hábitos y adelgazar de forma saludable.
Incluye en su interior un REGALO MUY ESPECIAL SÓLO PARA TI 🙂

QUIZÁ TE INTERESA LEER…

cosmetica natural
7 comentarios
  1. Cristina Piriz Dice:

    ¡Hola Cristina! Gracias por invitarme a participar, ha sido un placer. La verdad es que es difícil mantenerse cuerda y en calma en este mundo de locos, requiere un esfuerzo y una decisión consciente. Excelente entrada, creo que muchas personas se van a sentir muy identificadas leyéndolo, el que más el que menos sufre de esta sensación de “no llegar” de “no ser/hacer suficiente”. Y ya está bien, tenemos que liberarnos de eso para vivir vidas más felices y completas.
    Un saludo 🙂
    Cristina

    Responder
  2. aida Moragues plana Dice:

    Hola Cristina, muchas gracias por dejarme entrar en tu blog al lado de estas grandes mujeres y hablando de un tema tan importante como la ansiedad. La ansiedad, compañera de muchos en la actual sociedad en la que vivimos, seguro que estas herramientas sirven de ayuda. Felicidades por el artículo.

    Responder
  3. Leticia Dice:

    Hola Chicas,

    Gracias por compartir sus experiencias. Sin duda alguna, la ansiedad es horrible. Comenzaba a pasar por ella, lo que me ha ayudado es la meditación y oración.

    Saludos,
    Leticia

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *