fuerza de voluntad para perder peso

CÓMO TENER FUERZA DE VOLUNTAD PARA ADELGAZAR

La fuerza de voluntad, esa cualidad que piensas que si la tuvieras siempre de tu parte, la vida sería mejor, más plena y por lo tanto más feliz.

Dejarías de fumar, adelgazarías esos quilos que tanto deseas perder de vista, harías ejercicio de forma constante, dejarías la coca cola, la cerveza o el vino. Pondrías fin a esa manera de comer con ansiedad, etc. Pero tras no conseguirlo, aparece el:

“No tengo fuerza de voluntad”
“Si tuviera más fuerza de voluntad…”

Respuestas muy comunes al sentir el fracaso de no conseguir lo que te habías propuesto, como por ejemplo: tener hábitos saludables en la alimentación, ir al gimnasio, levantarte por las mañanas con más tiempo, etc. Seguro que te viene alguna más a la mente.

Pero tengo que decirte algo; esto de “no tengo fuerza de voluntad” no es del todo cierto (más adelante verás porqué).

La fuerza de voluntad para bajar de peso

Realmente todas las personas tenemos fuerza de voluntad, siempre la hemos tenido y siempre la tendremos. Porque si no fuera así:

  • Chillaríamos a esa persona cada vez que nos sacara de los nervios.
  • Dejaríamos los informes urgentes del trabajo a medias para irnos a casa.
  • Seguiríamos en la cama durmiendo siempre que tuviéramos sueño, sin importarnos si tenemos alguna responsabilidad o no.

¿Y si hablamos del pasado? La fuerza de voluntad cuando estudiabas para los complicados exámenes del instituto, cuando te sacaste el carné de conducir, cuando hiciste una formación de fin de semana, etc.

Como puedes comprobar, ¡sí tienes y siempre has tenido fuerza de voluntad!

Por qué tienes la sensación de no tener fuerza de voluntad, o no la suficiente

Antes de todo es importante sepas  qué es ‘fuerza de voluntad’.

Qué es realmente ‘fuerza de voluntad’

La fuerza de voluntad es el impulso que tenemos en nuestro interior, el que nos lleva a vencer los obstáculos y alcanzar nuestras metas.
Es necesario entender en qué consiste y porque nos cuesta fortalecerla.

“La fuerza de voluntad es la capacidad de resistir las tentaciones al corto plazo para cumplir con metas de largo plazo.” – American Psychological Association”

De qué se compone la ‘fuerza de voluntad’

La fuerza de voluntad se compone de:

  • FUERZA: es un término físico, pero si lo extrapolamos a lo humano, decimos de alguien que tiene energía, determinación, conocimiento.
  • VOLUNTAD: capacidad que nos mueve a hacer cosas de manera intencionada, libre, consciente.

Por lo tanto, tener fuerza de voluntad es llevar a cabo acciones claras, definidas, deseadas y basadas en nuestra propia decisión.

Como he mencionado en los ejemplos al principio, todas tenemos fuerza de voluntad. Hemos reflexionado muchas veces antes de actuar.

Además está cualidad también está relacionada con la autodisciplina. Y es que con la fuerza de voluntad (eso que no se ve ni se puede medir) lo que verdaderamente buscamos son motivos para cambiar una conducta, es decir, un cambio de hábitos.

Los investigadores que estudian el autocontrol suelen describirlo como un músculo que se fatiga con el trabajo pesado. Pero también dicen que hay otro aspecto de la analogía del músculo. Si bien los músculos se fatigan con el ejercicio al corto plazo, a largo plazo el ejercicio los fortalece. Así mismo, ejercer el autocontrol frecuentemente puede aumentar la intensidad de la fuerza de voluntad.


El autocontrol y nuestro estado de ánimo

El autocontrol no consiste en resistir las tentaciones, sino en encontrar mejores modos de evitar que surjan.  Organizando nuestra vida de modo que nos ayude a evitar conflictos internos.

Por ejemplo: ponernos menos en la situación de tener que elegir entre el objetivo de comer un dulce y el objetivo de adelgazar (dos objetivos en conflicto). Al exponernos menos a situaciones en las que nuestros objetivos estén en conflicto, experimentaremos menos frustración y menos emociones desagradables.

Evitar la tentación es una táctica efectiva para mantener el autocontrol. En el estudio del marshmallow de Walter Mischel, los niños que miraron a la tentación de frente la resistieron menos que aquellos que cerraron los ojos, miraron para otro lado o se distrajeron de algún otro modo.

¿Os acordaréis de la prueba clásica sobre el autocontrol, “La prueba del malvavisco” de Walter Mischel, en los años 60?

La fuerza de voluntad no es limitada

Cuando queremos reforzar la fuerza de voluntad lo hacemos desde el autocontrol, y este es el que a lo largo del día puede llegar a agotarnos (mentalmente hablando). El cerebro es un órgano que consume mucha energía, y necesita un suministro constante de glucosa.

Si además sumamos el estilo de vida que llevamos (estrés, preocupaciones, momentos multitarea), podemos llegar a pensar el:“no tengo fuerza de voluntad”.

“Los efectos del agotamiento de la fuerza de voluntad pueden ser mitigados por medio de creencias, actitudes y estados de ánimo.”

¿Cómo actúa la fuerza de voluntad en nuestro cerebro?

Para ello, dale al play y activa el volumen (duración 2:38 minutos).

4 consejos a tener presente con tu propósito de adelgazar:

1. Descubre tu motivo y tenlo presente a diario: Dar valor a lo que vas a hacer. Un propósito alcanzable, positivo, realista, importante para ti y en el que te sientas entusiasmada.

2. Cuida tu autoestima: Si te sientes capaz de hacerlo, lo harás a pesar de las dificultades que puedan aparecer.

3. Gestiona la frustración: Seguramente lo hayas intentado antes, pero que la frustración no te paralice ni desmotive, sino todo lo contrario, que te de energía y voluntad para continuar.

4. Escúchate y desarrolla tu autoconocimiento: Las creencias y los pensamientos generan emociones, y estas sin duda influyen en nuestra conducta. Por lo tanto identifica estos pensamientos y sensaciones, ya que te da la posibilidad de poder gestionarlas y si lo crees necesario también cambiarlas.

Hábitos para mantener la fuerza de voluntad para bajar de peso

Apóyate de pensamientos positivos y afirmaciones: Los pensamientos juegan un rol importante. Hazte una lista con frases que sumen y motiven:

  • Puedo hacerlo
  • Elijo hacerlo
  • Es fácil
  • Gestionaré las tentaciones mirando en mi bienestar

En instagram emoalimentación encontrarás postales con afirmaciones muy bonitas.

Empieza por cambios pequeños: Los pequeños cambios llevan a grandes logros. Define el gran objetivo y divídelo en otros de más pequeños y cortos.

Se realista: Proponte objetivos realistas y alcanzables.

Evita tentaciones: Buscar y/o crear un entorno que te ayude. Si estás rodeada de tentaciones te será más difícil.

Conclusión:

Recuerda que para todo cambio, el proceso será más agradable y feliz si tratamos de empoderar nuestro autoconocimiento y motivación conectando con nuestro interior y motivo real, en vez de luchar antes las tentaciones, los alimentos prohibidos, y los pensamientos destructivos.

Va, cuéntame:
¿Qué piensas ahora de tu fuerza de voluntad?

Déjame tu respuesta aquí abajo ↓

The last comment needs to be approved.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

QUIZÁ TE INTERESA LEER…

MiActitudEsBelleza
mujeres emprendedoras