REFLEXIÓN SOBRE LA OPERACIÓN BIQUINI Y EL HACER DIETA

El buen tiempo ya ha llegado y eso significa que el verano ya está a la vuelta de la esquina, y para muchas es un: “¡ALERTA! operación biquini“, u operación bañador como me contestan algunas. Esta alarma despierta la necesidad inmediata de pasar a la acción, ¡hay que ponerse las pilas!

Y como somos impacientes por naturaleza y hacemos casi todo a última hora, para esto no va a ser menos. Esos quilos de más que llevamos arrastrando durante el año guardados y camuflados bajo la ropa de invierno ya no son aptos.

Queda poco, así que empezamos a querer hacer ejercicio, buscamos gimnasios; reducir grasa localizada, buscamos centros de estética; perder peso, buscamos la dieta rápida y fácil. ¿Te has sentido identificada/o? sigue leyendo 🙂

¿Por qué escribo este artículo?

El objetivo es hacer una reflexión en toda esta fase de operación biquini, este fase de “Click-On” modo dieta anual en el que nos motivamos a hacer dieta para estar list@s en el verano. Una acción que en mi opinión, en muchas ocasiones se hace con poca responsabilidad, sin pensar en nuestro metabolismo, simplemente en nuestra fachada.

Los milagros no existen, es decir, hacer dieta con resultados rápidos para cuanto antes estar estupenda, no es saludable. Claro que da resultados, pero también a corto plazo, porque al perder esos quilos, ya ponemos el “Click-Off” hasta la próxima ocasión. Si no aprendemos a comer y pasamos a estos extremos varias veces a lo largo del año, volvemos al metabolismo ¡loco!

Popularmente creemos que hacer dieta es la restricción de alimentos o el no comer, pero es una creencia errónea. Necesitamos la alimentación para sobrevivir, sí,  pero también una alimentación sana y variada para tener una buena salud en el presente y en el futuro.

¿Te has parado a pensar el castigo que le puedes estar haciendo a tu metabolismo para estar estupenda/o por fuera?

Si decides empezar un dieta, elige que sea equilibrada y beneficiosa para tu salud. Te invito a leer el artículo donde hablo de las diferencias entre dieta equilibrada y dieta desequilibrada (aquí).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *