RETIRO MINDFULNESS, MINDFUL EATING Y COMPASIÓN

El pasado mes de mayo escribí sobre “Un retiro a mi manera” que hice en Menorca.

Pues bien, hoy quiero compartir contigo otro retiro, que esta vez sí hice en grupo y cuajaba con lo que necesitaba y además me gusta y creo: mindfulness, mindful eating y compasión. Un retiro que organizaron Bienestar Consciente y Mireia Hurtado en el Centro Calima de Sagunto.

Para empezar, la fecha elegida era estupenda, del 1 al 4 de septiembre. Ideal para después de las vacaciones y para antes de retomar el último trimestre del año.

No voy a contar detalle por detalle lo que fui haciendo los 4 días porque podría resultar muy aburrido y largo… así que de las preguntas que me han ido haciendo estos días mi entorno, he escogido las que creo que más pueden hacer reflexionar y aportar 🙂

¿Cómo te ha ido el retiro?

¡Buf! súper bien, vengo muy contenta y relajada. He aprendido muchísimo. Un retiro que recomiendo totalmente a toda persona. Además, no hace falta experiencia previa en meditación.

Primero de todo, porque es un retiro que desde el primer momento nos dejaron muy claro que no estábamos obligadas a hacer nada que no quisiéramos ni sintiéramos, que era un lugar donde no iba a existir el juzgar, ni el esto está bien o esto está mal, ¿no es genial? Si alguien no quería acudir a alguna de las propuestas durante la estancia era libre de no hacerlo. Desde la retiro-mindful-eating-emoalimentacion-2dulzura que ambas transmiten nos invitaron a que nos fuéramos preguntando a lo largo del retiro: “¿qué necesito en este momento?”.

Yo individualmente, antes de este día solía funcionar por el “¿qué me apetece en este momento?”, pero en la sociedad en la que vivimos no siempre es fácil llevarlo a cabo cuando estamos con más personas, así que esta introducción que hicieron en la presentación ya me maravilló. Y no te voy a engañar, me lo tomé al pie de la letra. 🙂

Durante el retiro mindfulness, mindful eating y compasión hubo aprendizaje a través de las explicaciones de Mireia y Cuca, meditaciones, despertares con movimientos conscientes, horas en silencio, comidas conscientes en silencio y sin silencio, tiempo libre, caminar por la naturaleza… Y no faltaron risas, reflexiones, complicidad, admiración, bromas…

¿Para qué te ha servido?

En el día a día en la ciudad existen muchos momentos en los que dices “tengo que”, aunque hay más en los que digo “quiero hacer”, me da otra vibración. Y estar en el retiro con el “¿qué necesito en este momento?” y libremente elegir, como consecuencia sientes paz y armonía.

Aprendí a…

Todos tenemos voces internas o diálogos internos, la más reconocida es la voz crítica. Es esa voz que cuando por ejemplo te sale algo mal te dice: “es que ya te vale, no vales para nada, eres un desastre”, “otra vez te has saltado la dieta, así no vas a conseguirlo nunca”

“LA VOZ CRÍTICA BUSCA LA PERFECCIÓN, NUNCA TENDRÁ SUFICIENTE”.
MIREIA HURTADO

El dedicarme esos días y esas horas solamente a mí, a escucharme y a sentirme, me ha ayudado a describir con más detalle, entre otras cosas, mis diferentes voces internas; quienes son, como son, sus tonos de voz… Por un lado mi voz exigente y crítica y por otro lado mi voz compasiva, la que me calma y tranquiliza.

Todos tenemos diferentes voces internas, lo que estamos tan acostumbrados a oír a la crítica que no dejamos que la o las otras aparezcan, metafóricamente hablando.

El realizar la mayoría de las comidas principales en silencio, practicando alimentación consciente, fue una experiencia única. Un grupo de 17 personas, cada uno con su observación y curiosidad por lo que se llevaba a la boca, sin perder el contacto con el estómago, identificando la saciedad, el hambre… Además tuvimos la graretiro-mindful-eating-emoalimentacionn suerte de que nos cocinara riquísimos platos vegetarianos Pepín, La Alacena de Pepín, que sinceramente, nos dejaba boquiabiertos. Un tipo de cocina, que sin él, la práctica no hubiera sido igual. Cada bocado era un experiencia diferente, en sabores, en texturas, en olores… ¡Gracias por cocinarnos con tanto amor!

Los silencios, qué decir de los largos silencios. Silencios que no pensé que fuera a disfrutar tanto. Todas las noches después de compartir en grupo y de forma voluntaria como había ido el día, empezaba el silencio hasta el día siguiente después de desayunar. Ni un buenas noches, ni un buenos días… en ocasiones solo habían miradas y sonrisas. Y tengo que decir que para mí (que tengo el despertar muy lento) lo disfruté.

Recuerdo la primera noche que pensé: “ostras, y ahora ¿cómo pregunto a mis compañeras como nos vamos a organizar mañana para las duchas y baños?”, teniendo en cuenta que no habían baños ni duchas para cada uno si nos daba por ir a la vez… Tal cual lo pensé, al instante fui consciente de que tenía que dejar fluir…

Porque al final ser flexible es importante, ¿por qué tenía que ducharme por las mañanas y no por la tarde o noche? Estaba en un retiro, no en mi rutina de vida a diario.

¿Qué es lo que más te ha sorprendido de ti misma?

Me sorprendieron tantas cosas, que ahora que lo recuerdo… me roba una sonrisa. Tantas, que quizá debería hacer un vídeo para mencionarlas. 🙂

Pero sí quiero compartir aquí y ahora contigo una de ellas, la que más curiosidad ha dado a las personas que les he ido explicando. Y quizá mientras lo vas leyendo también acabas pensando lo mismo.

La segunda tarde, después del tiempo libre, ya íbamos llegando todos a la sala de meditación para empezar. Al llegar y acomodarme en mi futón, le dije a la compañera que tenía al lado: “que peste, huele a podrido”, recuerdo que me era incómodo. Al sentarme vi en el centro de la sala una bandeja con platitos y todos tapados… Y como la mente piensa sin parar, yo supuse: “ah, vamos hacer ejercicio con alimentos y uno de ellos debe ser Doritos”. Empezó la clase, bla bla bla… y yo con esa olor en la nariz que hasta me tuve que tapar en alguna ocasión porque no lo soportaba… Tenía muy identificado que era asco y que no pensaba comerme ese Dorito.retiro-mindful-eating-emoalimentacion-4

Al fin llegó el momento, el esperado ejercicio… Cuando Cuca destapó los platitos llegó mi sorpresa: “¡ES QUESO!”, me chifla el queso. Os podéis imaginar que el asco que estaba sintiendo se me olvidó y pasé a sentir deseo de comerlo, ¿qué curiosa la vista, no?, si no lo hubiera visto, jamás hubiera sentido ese deseo. Además habían tostaditas, olivas, patatas chips, y cositas dulces. Yo solo deseaba el queso con una tostada y una oliva, y eso fue lo que cogí (como podéis ver en la imagen de portada).

El ejercicio ahí acabó, quiero decir, no incluía comerlo… Recuerdo tenerlo al lado, me iba subiendo esa olor… ¡quería comérmelo! Pasamos a otra cosa y no recuerdo quien dijo: “os lo podéis comer si os apetece”. Y antes de dejarme llevar por el ansia, me escuché y sentí: “no tengo hambre, mi estómago está bien, lo único que me apetece es saborear el queso”, así que cogí la puntita (1cm), me lo metí en la boca, miré el reloj y lo tuve como si fuera un caramelo, disfrutándolo como si fuera la primera vez (mindful eating). Cuando ya se me deshizo por completo en la boca miré el reloj de nuevo, ¡habían pasado 7 minutos!, ¿no es alucinante?, y antes del siguiente bocado me pregunté “¿quieres más?, ¿te apetece más?” y la respuesta fue: “no”. Me quedé estupendamente.

¿No es maravilloso y curioso? A mí me alucinó.

Con esta esta experiencia quiero acabar este artículo. Me siento agradecida y afortunada por haber podido realizar este retiro pionero en España y con personas tan maravillosas.

Gracias Cuca y Mireia por divulgar de esta manera mindful eating y compasión. Se nota que cuando las cosas se hacen con pasión y vocación sin duda se hacen y llegan mucho mejor.

Gracias a todas las compañeras y al compañero, por haber hecho el retiro tan especial, emotivo y respetuoso.

¡Hasta el próximo retiro y hasta muy pronto!

MIS ÚLTIMOS ARTÍCULOS

cosmetica natural
menstruación y emociones
4 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *